Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
Sin categorizar

Cultivo de tomates – 10 consejos de cultivo

El cultivo de tomates suele ser el principal motivo para empezar un huerto, y todos los amantes del tomate sueñan con cultivar el tomate perfecto: firme pero jugoso, dulce pero ácido, aromático y sin manchas.

 

Cultivo de tomates

 

 

Si comienzas a cultivar tomates a partir de semillas, dales mucho espacio para que se ramifiquen. Sí, eso significa ralear las plántulas hasta tener una planta fuerte en una celda o maceta pequeña. Las plántulas débiles y pequeñas deben podarse en favor de las que crezcan mejor. Las condiciones de hacinamiento inhiben su crecimiento, lo que las estresa y más tarde provoca enfermedades. Los alimentos más calóricos – 10 alimentos ricos en calorías

Trasplante las plántulas de tomate a sus propias macetas de 8 cm poco después de que tengan su primer conjunto de hojas verdaderas.

2. Garantizar luz suficiente

 

Garantizar luz suficiente

 

Los plantones de tomate necesitan luz intensa y directa. Los días son cortos en invierno, por lo que incluso una ubicación cerca de una ventana soleada puede no darles suficiente luz natural. Si no las cultivas en un invernadero, la mejor opción es utilizar algún tipo de iluminación artificial sobre las plantas de 14 a 18 horas cada día.

Para que los tomates crezcan tupidos y no enjutos, mantén las plantas jóvenes a unos centímetros de las bombillas fluorescentes. A medida que crezcan las plántulas, tendrás que aumentar las luces (o reducir las plantas). Cuando estés listo para plantarlas en el exterior, elige como ubicación la parte más soleada del huerto.

3. Encender el ventilador  – Cultivar tomates

 

  Encender el ventilador  - Cultivar tomates

 

Las plantas de tomate necesitan moverse y balancearse con el viento para formar tallos fuertes. Esto ocurre de forma natural en el exterior, pero si se siembran plántulas en el interior, es necesario garantizar algún tipo de circulación de aire. Crea una brisa encendiendo un ventilador dos veces al día durante cinco o diez minutos. Este pequeño espacio de tiempo marcará una gran diferencia. Cultivar tomates.

Otra opción es frotar suavemente la mano hacia delante y hacia atrás sobre la parte superior del tomate durante unos minutos varias veces al día. Supone un poco más de esfuerzo, pero como extra te estarás restregando su maravilloso aroma a tomate por todas partes.

4. Precalentar la tierra del jardín 

 

Precalentar la tierra del jardín 

 

A los tomates les encanta el calor. No empezarán a crecer realmente hasta que tanto la temperatura del suelo como la del aire se mantengan altas. Puede acelerar la situación del suelo cubriendo el lugar de plantación con plástico negro o rojo unas semanas antes de plantar. Estos grados adicionales de calor en el suelo se traducirán en un crecimiento más temprano del tomate.

Puedes retirar la película antes de plantar, pero algunas investigaciones sugieren que el acolchado de plástico rojo tiene la ventaja añadida de aumentar el rendimiento de los tomates. Cultivar tomates. Cabello graso : 5 remedios caseros

 

5. Enterrar los tallos

 

Enterrar los tallos

 

Plante las tomateras a mayor profundidad que en la maceta, hasta las primeras hojas. Cuando se plantan de esta forma, los tomates consiguen formar raíces a lo largo de todo el tallo. Y más raíces crean una planta más fuerte.

Puedes cavar un hoyo profundo o simplemente abrir una zanja poco profunda y apartar la planta. Rápidamente se endereza y empieza a crecer hacia el sol. Ten cuidado de no clavar una estaca o una jaula de tomates en el tallo enterrado.

 

6. Cubrir los tomates con mantillo después de que la tierra se haya calentado – Cultivo de tomates

 

Cubrir los tomates con mantillo después de que la tierra se haya calentado - Cultivo de tomates

 

Si no va a dejar plástico en el suelo, espere a acolcharlo hasta que la tierra se haya calentado. Aunque el acolchado ahorra agua y evita que la tierra y las enfermedades transmitidas por el suelo salpiquen a las plantas, si lo colocas demasiado pronto también dará sombra y enfriará el suelo. Como a los tomates les encanta el calor, deja que el sol caliente la tierra en primavera. Cuando las temperaturas se mantengan cálidas durante el día y la noche, puedes añadir una capa de mantillo para ayudar a retener la humedad.

 

7. Eliminación de las hojas inferiores – El cultivo del tomate

 

Quitar las hojas inferiores - Cultivar tomates

 

Cuando las tomateras midan entre 2 y 3 metros de altura, retira las hojas de la parte inferior del tallo. Se trata de las hojas más viejas, que suelen ser las primeras en desarrollar problemas de hongos. Cuando las plantas se llenan, las hojas inferiores reciben menos sol y flujo de aire. Como estas hojas están cerca del suelo, los patógenos transmitidos por el suelo pueden pulverizarse fácilmente sobre ellas. Eliminarlas ayuda a prevenir las enfermedades fúngicas. La pulverización semanal con té de compost también parece ser un remedio eficaz contra las enfermedades fúngicas.

 

10. Pellizcar y podar para obtener más tomates

 

Pellizcar y podar para obtener más tomates

 

Pellizque y elimine los chupones que se desarrollen en la unión de las dos ramas. No se reproducen y restan energía al resto de la planta.

Sin embargo, corte el resto de la planta con cuidado. Puedes adelgazar algunas hojas para permitir que la luz del sol llegue al fruto en maduración, pero son las hojas las que hacen la fotosíntesis y producen los azúcares que dan sabor a los tomates. Menos hojas significa menos tomates dulces.

Podobné články

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Prečítaj si aj
Cerrar
Botón volver arriba