Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
Atracciones

Los salmos más bellos – Los 7 salmos más bellos de la Biblia

Los salmos más bellos – 7 de los salmos más bellos de la Biblia. Los Salmos son una de las partes más conocidas y leídas de las Escrituras. En los Salmos se nos da testimonio de alabanza, lamento, arrepentimiento y adoración. Se nos da una idea de quién será el Mesías y cómo su salvación afectará a todo el mundo.

 

¿Cómo alaban a Dios los salmos?

Dios es glorificado en las alabanzas de Su pueblo, y los Salmos han sido el modelo de Su alabanza durante varios miles de años. La palabra salmo es simplemente una traducción de la palabra hebrea que significa «canto». A lo largo de los siglos, se han escrito muchas canciones basadas en el lenguaje elevado de los Salmos, y la propia música y melodía de las palabras nos atraen hacia Dios y la belleza de su creación. Los Salmos nos recuerdan su profundo amor por nosotros (Salmo 36:5) y su gloriosa majestad, que existió antes de los tiempos y durará para siempre (Salmo 102:12).

 

Jesús se refirió a los Salmos a lo largo de su ministerio terrenal, y varios de los Salmos se refieren directamente a Él y a su ministerio. Incluso en la cruz grita angustiado las palabras del Salmo22: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?». (Salmo 22:19). Jesús cita el Salmo 110 como referencia a su misión mesiánica, señalando que, aunque él es descendiente de David, David también se refiere al Mesías como «mi Señor».

 

Más que música

 

Aunque es cierto que los salmos se escribieron originalmente con acompañamiento musical, ya no sabemos exactamente cómo sonaba la música. Los textos se han conservado como escritura divina, pero no la notación musical. Se podría argumentar que Dios lo ha permitido: mientras que los conceptos musicales van y vienen, las palabras intemporales de alabanza inspirada son aplicables y fiables para todas las generaciones.

 

Estos siete salmos en particular expresan una ferviente alabanza y adoración a Dios y, por tanto, merecen nuestra lectura regular.

 

1. Salmo 145 – Los salmos más bellos

 

Salmo 145 - Los salmos más bellos

 

«Mi boca hablará alabando al Señor. Que toda criatura alabe su santo nombre por los siglos de los siglos». – Salmo 145:19

Dependiendo de tu Biblia, habrás notado que muchos salmos tienen introducciones, como «un salmo de David», «para el director de música», etcétera. Aunque hay alabanzas en todos los Salmos, el Salmo 145 es el único que figura en la lista y se califica explícitamente de «salmo de alabanza», ¡y es un canto de alabanza! Los salmos más bellos.

El Salmo 145 es una poderosa sinfonía de alabanza y testimonio. Es un grito de alegría que proclama la bondad, la justicia, la fidelidad, la majestad, la gloria y el amor de Dios. Este salmo sale del corazón de un hombre que se siente completamente admirado por Dios, y su admiración y alabanza son contagiosas.

En el versículo 4 dice: «Una generación alaba tus obras a otra, cuentan tus hazañas». Es hermoso saber que no somos la primera generación que canta la alabanza de Dios, pero conocemos y cantamos su alabanza gracias a las generaciones que nos precedieron y proclamaron fielmente al Señor. Nos esforzamos por ser la misma generación que puede decir a Dios que «habla del glorioso esplendor de tu majestad», que «cuenta el poder de tus maravillosas obras», que «proclama tus grandes hazañas», que «celebra tu abundante bondad» y que «canta gozosa tu justicia».

 

2. Salmo 146

 

Salmo 146

«Alabaré al Señor todos los días de mi vida, cantaré alabanzas a mi Dios mientras viva». – Salmo 146:2

Los salmos más bellos. Este salmo parece fluir directamente del salmo 145, pues su exhortación inicial a la alabanza retoma el punto donde lo deja el 145, con la exhortación de David a «que toda criatura alabe su santo nombre por los siglos de los siglos». En los versículos 7 y 8, hay un atributo profético que sienta las bases del ministerio de Jesús: «Él defiende la causa de los oprimidos y da de comer a los hambrientos. Yahveh libera a los presos, Yahveh da la vista a los ciegos, Yahveh levanta a los encorvados, Yahveh ama a los justos».

 

Como en muchos otros salmos, el 146. El salmo nos recuerda que el Dios en quien confiamos es el Dios que es «Creador del cielo y de la tierra, del mar y de todo lo que hay en ellos: Él permanece fiel para siempre». Nuestro Dios no es una moda, no es una idea ordenada ni una muleta para débiles. Él es el todopoderoso creador y sustentador de todas las cosas. Confiamos en Él y le alabamos por su fidelidad, incluso cuando somos infieles. El Salmo 146 nos inspira a alabar y adorar a Dios, que es más que digno de nuestra alabanza.

 

 

3. Salmo 40 – Los salmos más bellos

 

Salmo 40 - Los salmos más bellos

 

«Puso en mi boca un cántico nuevo, un himno de alabanza a nuestro Dios. Muchos verán y temerán a Yahveh y confiarán en él». – Salmo 40:3

 

El Salmo 40 comienza con una proclamación de fe y confianza: «He esperado pacientemente al Señor; se ha vuelto hacia mí y ha escuchado mi clamor». ¿Cuántas veces nos hemos preguntado si Dios existe realmente? ¿Escucha Dios realmente nuestro grito de auxilio? El Salmo 40 nos recuerda que Él está aquí y que, en efecto, escucha. El versículo 2 continúa: «Me sacó del pozo cenagoso, del lodo y del fango, y asentó mis pies sobre una roca, y me dio un lugar firme para estar de pie.» Oración por la paz, 15 oraciones contra la guerra

 

El Salmo 40 nos recuerda que Él no sólo nos escucha, sino que cuida de nosotros individualmente y actuará a Su tiempo y según Su voluntad. Sabiendo que el Dios todopoderoso y creador del universo de la 8. El Salmo cuida de cada uno de nosotros, escucha nuestros gritos y nos saca del pozo, inspirándonos el canto y la alabanza. Vemos esta respuesta en 3. Versículo 11: «Ha puesto en mi boca un cántico nuevo, un cántico de alabanza a nuestro Dios».

 

4. Salmo 8

 

Salmo 8

«¡Oh Yahveh, Señor nuestro, qué majestuoso es tu nombre en toda la tierra!». – Salmo 8:9

 

El Salmo 8 ocupa un lugar especial en el corazón de muchos creyentes porque plantea la pregunta que probablemente todos nos hemos hecho alguna vez: ¿por qué se preocupa Dios Todopoderoso de nosotros? Los versículos 3 y 4 lo expresan bellamente: «Cuando considero tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que has construido, ¿qué es la humanidad, para que te acuerdes de ella, los pueblos, para que te preocupes por ellos?». Es un recordatorio de la maravillosa verdad de que somos pecadores y caídos, pero que cada uno de nosotros está hecho a imagen de Dios y, como creación a su imagen, Él se preocupa profundamente por cada uno de nosotros. Es humillante y nos lleva a adorar y alabar. Los salmos más bellos. Oración antes del examen – pedir ayuda a Dios

 

El versículo 2 contiene la asombrosa afirmación de que «mediante la alabanza de los niños y los bebés» Dios ha «construido una fortaleza contra» nuestros enemigos. Me viene a la mente la imagen de Jesús dando la bienvenida a los niños y enseñándonos que el reino de los cielos pertenece a quienes nos acercamos a él como niños.

 

Este salmo comienza y termina con el mismo estribillo: «¡Oh Señor, Señor nuestro, qué majestuoso es tu nombre en toda la tierra!». Cuando nos enfrentamos a las tormentas de la vida, se nos recuerda Su infinito amor y majestad.

 

5. Salmo 65 – Los salmos más bellos

 

Salmo 65 - Los salmos más bellos
Salmo 65 – Los salmos más bellos

 

«Toda la tierra se llena de asombro ante tus maravillas; donde amanece, donde anochece, haces que se oigan cantos de alegría». – Salmo 65:8

 

El Salmo 65 es un salmo de alabanza a la creación. Dios no sólo cuida de nosotros, sino también de la tierra. Es Dios quien creó las montañas, los mares tormentosos, los prados y los rebaños que pastan en ellos. El versículo 8 proclama: «Toda la tierra se llena de asombro ante tus maravillas; donde amanece, haces brotar cánticos de alegría donde anochece». Una simple mirada por la ventana a la creación de Dios y al equilibrio de la naturaleza debería suscitar en nosotros corazones de alabanza y cantos de alegría.

 

Nuestro Dios no está ausente ni ajeno a nuestras vidas. Pero es Dios quien nos responde con «hechos maravillosos y justos». Dios, nuestro Salvador, esperanza de todos los confines de la tierra y de los mares más lejanos». Es Dios quien provee a nuestras necesidades y lo demuestra cada día con su cuidado de la creación.

 

6. Salmo 98

 

Salmo 98

«Gritad de alegría a Yahveh, toda la tierra, prorrumpid en alegres cantos con música». – Salmo 98:4

 

El Salmo 65 nos habla de la gloria de la creación, y en el Salmo 98 vemos cómo la creación responde con alabanzas. Cuando Jesús entró en Jerusalén, dijo que si no le alabamos, las mismas rocas gritarán alabanzas. Estas palabras de Jesús se hacen eco de lo que leemos en el Salmo 98. Así se nos presenta la imagen de toda la creación alabando a su Creador y clamando con un canto de alegría: «Que el mar y todo lo que hay en él, el mundo y todos los que viven en él, hagan resonar su voz». Que los ríos aplaudan, que las montañas canten juntas de alegría». Oración por los niños : Oración eficaz por los niños

 

Los versículos 2 y 3 de este salmo nos recuerdan que, incluso cuando la vida parece injusta, «el Señor ha dado a conocer su salvación y ha revelado su justicia a las naciones». Se ha acordado de su amor y de su fidelidad a Israel; todos los confines de la tierra han visto la salvación de nuestro Dios.»

 

Nuestro Dios es eterno y fiel a su promesa de traernos la salvación. En respuesta, toda la tierra le alaba.

 

7. Salmo 150 – Los salmos más bellos

 

Salmo 150 - Los salmos más bellos

 

Que todo lo que respira alabe al Señor. – Salmo 150:6

 

Es apropiado que esta lista concluya con el último capítulo de los Salmos. Este salmo es uno de los favoritos de muchos líderes de culto y músicos en general. La palabra alabanza se repite 13 veces en estos 6 versículos y habla de nuestra apasionada glorificación y alabanza a Dios. Alabamos al Señor por su santidad y lo alabamos «en su santuario, lo alabamos en sus poderosos cielos» (150,1).

 

Aunque los Salmos abarcan nuestras expresiones de alabanza, desde silenciosos lamentos hasta ruidosas celebraciones, este salmo destaca por ser quizá el más ruidoso y festivo. El Salmo 150 no deja lugar a dudas de que los instrumentos de voz han sido una parte importante del culto a lo largo de la historia del pueblo de Dios:

 

«Alabadle con el sonido de la trompeta, alabadle con el arpa y la lira. Alabadle con los timbales y la danza, alabadle con las cuerdas y las flautas, alabadle con el estruendo de los platillos, alabadle con el sonido de los címbalos. Que todo lo que respira alabe al Señor. Alabado sea Yahveh». Los salmos más bellos.

 

Algunas de estas herramientas nos resultan familiares, pero otras no. La lira era un instrumento de cuerda con las características del arpa o la guitarra, y el timbal era similar a la pandereta. Estos instrumentos se combinan con trompetas, silbatos, címbalos e incluso danzas, dándonos una imagen de alabanza ruidosa y animada. El salmo culmina con el instrumento más importante de todos, la voz humana, que se eleva en alabanza y honor a nuestro Dios. Cómo crece el pelo: una visión del ciclo de crecimiento capilar

 

Que estos salmos llenen tus días de alabanza y ánimo

Las palabras de los Salmos nos han atraído hacia Dios durante siglos, y seguimos encontrando paz en estos cantos sagrados. Consuelo, alegría y esperanza. Hay muchas más expresiones maravillosas de alabanza en los Salmos, y esto es sólo un atisbo de los tesoros que se pueden encontrar en ellos. Mientras tratamos de alabar a Dios con nuestros cantos de alabanza y con toda nuestra vida, recordemos las palabras de estos salmos. Comprometámonos a leer uno o varios de ellos cada día. Tómate tu tiempo para recordarlos. Léelas a tus hijos y escóndelas en tu corazón. Estas palabras, que han inspirado a generaciones de alabanza, inspirarán a generaciones venideras.

Podobné články

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba